ALBERTO VARGAS
ALBERTO VARGAS

Comenzaremos con trabajos de Alberto Vargas (1896-982), peruano de nacimiento, norteamericano de adopción, Alberto Vargas ha sido aclamado como uno de los ilustradores más notables del siglo XX y un gran artista de las pin-ups.

Hijo de fotógrafo, Vargas estudió en Suiza y vivió en París antes de instalarse en Nueva York en 1916. Comenzó haciendo dibujos de bailarinas hasta que su talento innato y sus retratos sensuales, eróticos y seductores le abrieron las puertas de varias revistas y periódicos. En los años 30 pasó a trabajar para la Fox pintando a las divas de la época: Greta Garbo, Dorothy Lamour, Marlene Dietrich, Bárbara Stanwyck, Paulette Goddard o Shirley Temple, entre otras.

Cuando estalló la II Guerra Mundial participó en una huelga de artistas y fue puesto en la lista negra acusado de comunista. Tras ocho meses sin trabajo recaló en la revista "Esquire" (una de las publicaciones para hombres más leídas de la época) donde sustituyó a George Petty. Las "Varga Girls" fueron un éxito desde el primer día. Sus dibujos y calendarios se convirtieron en un símbolo y en un reclamo para "elevar" la moral de las tropas. No había soldado que no tuviera una chica Varga en su taquilla o un avión que no luciera una en su morro. Pero con los años la relación con los editores se deterioró y en 1953 empezó a publicar en la recién creada "Playboy".





Art Frahm
Art Frahm

El polifacético Art Frahm (1906-1981) fue otro alumno aventajado de la escuela de Chicago. A parte de sus trabajos en publicidad (Coca Cola, Coppertone y otros se beneficiaron de su arte), Frahm es conocido por sus pin-ups. Sus obras se han comparado a menudo con las de maestros del óleo como Elvgren o Ballantyne. Sin embargo, en lo temático, cultivó dos facetas aparentemente opuestas.

De entrada, muchos de sus trabajos serían ejemplos sobresalientes de la vertiente más glamurosa de las pin-ups. En este campo Frahm fue una estrella que brilló con luz propia. Sus chicas primorosamente vestidas son ejemplos de un tiempo en que el glamour y el romanticismo estaban a la orden del día.

Pero también destacó en el campo de los calendarios gracias a sus chicas pilladas in fraganti. Esta es su aportación más original. Bajo el nombre de "Panties Falling Down" (bragas abajo) retrató chicas que estaban, literalmente, con las bragas por los tobillos. La ropa interior de encaje caía por azar en las situaciones menos esperadas: jugando a bolos, paseando al perro o esperando el bus. También curiosa resulta su afición por colocar en el dibujo perritos y hombres que miran sorprendidos la escena.








RelojesWeb para Pisos!